martes, noviembre 14, 2006

NO PAIN, NO GAIN!

¡Hola tarolas! Nuevamente aparezco ante ustedes, para deleitarlos con una nueva observación fruto de la experiencia personal...

Image Hosted by ImageShack.us

Hace tiempo empecé a ir al gimnasio. Por tiempo me refiero a sólo 5 meses, por lo que mi cuerpo se puede describir como un híbrido a mitad de camino entre una masa adiposa con michelines y algo que remotamente se parece a un cuerpo fibroso (pero visto muy de lejos y de noche). Y empecé en julio, porque no me hubiera gustado parecer uno de esos socios "de temporada" que se anotan un mes antes de que empiece el verano y se matan por verse bien en la 2da. quincena de enero, en alguna playita de la costa atlántica.
Se dice que el hombre es animal de costumbres, y yo tengo las mías. Con respecto al temita del gimnasio, siempre cumplo el mismo ciclo, de forma tan previsible como el final de una novela de la tarde:
  1. Veo alguna película de acción o juego algún videojuego que retrata especímenes con físicos perfectamente desarrollados que hacen acrobacias y proezas totalmente inverosímiles sin siquiera transpirar, y después me veo a mi mismo como un agujero negro de la glotonería con una bandeja grande de nachos, queso cheddar derretido (o al menos nos quieren hacer creer que es queso) y una gaseosa extra-enorme;
  2. La culpa que eso me genera es inmensa, me averguenzo de mi estado físico deprimente, y me prometo retomar el gimnasio la semana siguiente;
  3. Me anoto con férrea determinación en un gimnasio siempre distinto al de la última vez, y empiezo a levantar un peso que promete hernias futuras, después de meses de sedentarismo;
  4. Al día siguiente me duelen hasta las muelas de juicio que ya no tengo, y no puedo caminar como un ser humano normal durante tres días (sí, los conté) ;
  5. Empiezo a entrenar con regularidad, y todo parece marchar sin problemas;
  6. Sucede algo que me hace suspender por 4 meses nuevamente;
  7. Recupero todo lo que perdí después de arduas horas de sudor y lágrimas (bueno, lágrimas no, pero quería que entendieran el punto).
Y sucede que, por si todavía no se dieron cuenta, odio los estereotipos. Y como un gimnasio es justamente un hervidero de clichés y lugares comunes, lo que menos quería era encajar en alguna categoría nefasta, sólo buscaba levantar un poco de peso en paz y sin joder a nadie.

De más está decir que no lo logré.
Hagamos un pequeño pero jugoso análisis de los sujetos de prueba:

EL PROFE

Dentro de este apartado, podemos encontrar dos subclases: El que no te da bola porque está ocupado en entretener a sus amigotes o en levantarse a las chicas del lugar, y el que te da DEMASIADA atención. Este último tipo de profe es el que me tocó en suerte ahora. Hagamos una rápida descripción de Julián, el Mike Haggar de Ramos Mejía:


Image Hosted by ImageShack.usImage Hosted by ImageShack.us

ES.IGUAL. Salvo, por las tetas ya caidas y algunas piezas dentales menos... igual yo me siento jugando al Final Fight cada vez que voy. Julián siente que tiene como misión en esta tierra hacer llegar la cultura del fitness a todos por igual, por eso te explica con pasión y te dedica tiempo. Eso es bueno. Pero Julián tiene una idea un poco avejentada de lo que significa ir al gimnasio, por lo que él supone que si vas ahí es porque queres sacar unos hombros del ancho de una puerta, reventar latas de cerveza vacía con la frente y levantar un fitito con cada nalga. Eso es malo. Y te entrena en consecuencia:
  • "Negro, los patos [por patovas] yanquis siempre dicen nou pein nou guein, sin dolor no hay ganancia, ¿me entendés? vos tenés que saber que cada día que vengas te vas a ir muerto. Pero esto (me toca los brazos y el pecho) te va a quedar como un fierro." (Julián dixit);
  • Estás haciendo un ejercicio y de repente pasa y te toca el músculo que trabaja en ese movimiento, para corroborar que está duro como el quiere;
  • Si ve que estás haciendo el ejercicio tal y como él te lo enseñó, se despacha emocionado con un : "¡¡SÍ, ESO ES!!! ¡¡ES EL MOVIMIENTO PERFECTO!!", con una mirada perdida en el horizonte y con la esperanza de que el mundo todavía pueda convertirse en algo mejor...

En fin, supongo que ya se hacen la idea...
Sea cual sea el tipo de entrenador que te haya tocado en suerte, hasta ahora no encontré a ninguno que esté en forma como debería; es como ir al nutricionista y que te atienda la Tota Santillán. Empezás mal predispuesto.


LOS ENFERMITOS DEL CULTURISMO

Image Hosted by ImageShack.us

Los odio. Desde lo más profundo de mi alma. Son hombres y mujeres que van religiosamente más de 4 veces por semana. Los hombres, siempre en grupo y haciendo de cuenta de que el gimnasio es un club social, se pasan más tiempo hablando de las minas que se están chamuyando últimamente, del auto que se quieren comprar, o de la parte del cuerpo que están tratando de desarrollar, más que hacer ejercicio de verdad. Pero cuando hacen, agarrate: se ponen el equivalente a una media res de cada lado de la barra, y le dan como si de ello dependiera el futuro de la humanidad. Acompañado claro, de gritos y sonidos guturales bien de machos alfa, como para que todo el gimnasio sepa que se están matando con el peso.
Lo de las mujeres es un poco diferente. Ellas sí van solas, y por lo general hacen unos minutitos de caminata en la cinta, levantan unan mancuernitas diminutas y lo empalman con un ratito de bici. Pero lo que en apariencia es una rutina tranquila deja de serlo prontamente, en el momento en que las chicas se dirigen a los aparatos para las piernas. Ahí es otra cosa. Es como si quisieran hacerse los glúteos a prueba de balas. Se quedan horas haciendo los mismos ejercicios una y otra vez, para escaparle al fantasma de la celulitis o al menos tenerlo bajo control. Muy seguras de su cuerpo ellas, el denominador común a todas es que no son lindas; como la naturaleza no las favorecio por el lado de una cara bella, se matan por tener el cuerpo lo más trabajado posible. Lo mismo pasa con los hombres. Yo me animaría a decir que buscan desesperadamente la perfección física porque son conscientes de que les falta algo mucho más importante, y buscar llenar el hueco con músculos y más músculos. Patéticos.

LOS MADUROS/VIEJOS

Image Hosted by ImageShack.us

Estos pueden acudir al gimnasio por varias razones: a) La esposa los manda a bajar la panza; b) Les agarró el viejazo y quieren sentirse pibes de nuevo; c) recién salen de recuperarse de algún achaque feo y se están rehabilitando; d) no tienen un carajo que hacer. Cualquiera sea el caso, son un espectáculo bastante gracioso como para detenerse a mirarlos un rato.

LAS LARVAS DESNUTRIDAS

Image Hosted by ImageShack.us

Los mejores. Verlos es un show. Supongo que, muy al estilo Charles Atlas, quieren dejar de ser alfeñiques de 50 kilos para transformarse en los hombres rudos que describí al principio. Pero el camino les será arduo, ya que de por si les cuesta levantar la barra sola. Deseo con todo mi corazón que estos muchachos consigan lo que andan buscando.

LOS PIBES DE ACA A LA VUELTA






A esto me refería antes. Somos una categoría más, la de los que no encajan en ninguna de las otras clasificaciones. Altos, bajos, un poco flacos, un poco gordos, con más o menos ganas de hacer ejercicio... somos los más numerosos también, por suerte. Si bien la idea también es verse bien, muchos estamos ahí para tener un mejor estado físico, un cuerpo más saludable, lo que redunda en una mejor calidad de vida. Ni asustar ni dar risa, ni tener pectorales de acero ni ser una bola de cebo... creo que esa es la clave, el balance.






Igualmente creo que digo esto porque estoy en la etapa de actividad; ya voy a dejar una vez más y reiniciaré el ciclo como si nunca lo hubiera hecho, ya que esa es mi naturaleza.

O, por ahí me termine chupando un huevo todo, y me resigne a la idea de que, por más cosas que haya hecho por mi cuerpo, la decrepitud llega lenta e inexorablemente...

Image Hosted by ImageShack.usImage Hosted by ImageShack.us

PARA TODOS

HERNAN

3 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi me parece de un abajeza muy grande ponrelo a EL que tanas tardes y aventuras nos regalo, asi en tan rayana evidencia.
No se, pensalo si a un amigo se lo trata asi.

Dacha

ElMingotas®© dijo...

Es verdad!! MAS RESPETO LOCO!!!!

Ese tipo vino del futuro a proteger a John Connor y su mamá!!! Y le hizo el aguante

al TMil!!!


También luego de retirarse de la milicia, los malos le secuestran a la hija y el va a

rescatarla antes que se den cuenta que ya les hizo mierda al negro que lo custodiaba

en el avión!

Logró que en Marte halla oxígeno, al activar la máquina que evaporaba el glaciar

dentro de ese planeta.

Mas tarde le roban la existencia con un clon que le garca la mujer y familia, y

solito tiene que ir haciendo mierda uno por uno a todos los de la corporación mafiosa

de clones.

Y no conforme con todo eso, lo recontra cagó a saques a un loco que en la selva de

Vietnam le decían Depredador!!


Asi que... ya saben... mas respeto!!!!

Anónimo dijo...

aja me cague de risa con todo lo que pusiste
hasta que lo metiste a arnold
en realidad no esta asi sino miralo en otras fotos
la cara esa no es de el!
i de ultima vos crees que vas a quedar mejor que el
me juego todo lo que tengo que son un pavo mas que pasa todo su dia al frente de la computadora o la tv sin hacer un carajo
vos asi te crees que vas a llegar mas lejos?
a lo mejor te crees sano pq sos un flaco pero crees que tenes buena salud?
por algo van los viejos al gym para tratar de alargar (lo que se pueda por su larga edad)su vida
pero no creo que vivas mucho vos
debes estar al pedo todo el dia
pero bueno aguante arnold los fierros i mi viejo quye me llevo a esto
hoi me voi a un mundial de powerlifting no se si sabes lo que es el deporte pero es levantramiento de pesas

i lo hice entrenando no estando al pedo como vos

me parece que la gente que va al gym o no conciente o inconcientemente lo hace para mejorar su salud

saludos


facu